16 abril 2012

 

¿Qué puedo hacer?

 
Hay alguien en mi edificio que lleva cuatro semanas escuchando a Vetusta Morla de forma compulsiva y a todo volumen. 

A veces pone un disco entero, a veces una o dos canciones pero en modo repeat (esto es, cuatro y cinco veces seguidas). Unos días a media tarde, otros días pasadas las 11 de la noche. Si es fin de semana, por la mañana. O debería decir también por la mañana; hay días que se calza los tres pases. Y todo esto cada día, vuelvo a repetir, desde hace un mes

Ya no puedo más.

Había pensado dejar una nota en el portal, por si la viera - aunque tampoco quiero humillarle frente a todo el vecindario. Qué debería pedirle, ¿"por favor, cambia de disco"? ¿"Por favor, ponte unos auriculares"? ¿"Por favor, ya no estamos en 2009; supéralo"? Tengo que hacerle saber mi malestar a este vecino antes de quedarme sin dientes por culpa del bruxismo. Estudiemos las variables:

1. El grupo: Que alguien tenga semejante (y a todas luces desproporcionada) necesidad de escuchar a Vetusta Morla es algo que se escapa a mi comprensión, pero es indudable que cuentan con una legión de seguidores - por lo visto, algunos de ellos, tremendos fanáticos. Tengo la desgracia de que uno sea vecino de este inmueble, nada más. 

¿Puedo sugerirle que cambie de disco? Me echo a temblar sólo con pensarlo; mi exaustivo análisis auditivo de su discoteca (¡qué coño exaustivo! ¡Si como pone la música a todo rabo me entero aunque no quiera!) me ha permitido detectar que lo más probable es que solo tenga material de un par de grupos más. Cuidado; Vetusta Morla pueden resultar cansinos pero, amigos, qué me dicen de... Radiohead. O incluso Sexy sadie. ¡Sé que esto puede ocurrir! Así que "cambia de disco" es una plegaría que más me vale no manifestar, no sea que resulte atendida.

¿Podría entonces, grabarle un cd, o pasarle una lista de grupos que me gustan a mí - o al menos que sean agradables? No lo creo; debido a su compulsividad, este vecino machacaría la lista y llegaría a conseguir que yo acabase aborreciendo a mis grupos favoritos por el simple hecho de tenerlos sonando todo-el-puto-día a través de las paredes.

2. La repetición: Asumamos que Vetusta Morla sacan discos. Asumamos que existen personas a las que les gustan Mapas y el otro. Que quizá sean personas con una malformación genética en el oído. Que dicha malformación les lleva, no solo a escuchar a un grupo insufrible, sino a escucharlo a todo volumen. Pero ¿por qué varias veces seguidas? ¿Por qué todos los días? ¿Qué les ponen a sus canciones, droga? ¿Cómo han conseguido someter a sus fans hasta hacerles perder la voluntad? Y sobre todo ¿por qué cojones nos torturan a los demás? ¿No les vale con ser masoquistas? ¿Tienen también que ser sádicos?

3. El volumen: Si yo no me enterase de qué narices escucha mi vecino, ni de cuántas veces las escucha, por mí como si se pone el Abba pater en bucle y revienta. Ojalá.

Eso es. Si de la maléfica combinación "música fea/on repeat/muy muy alta", consigo eliminar la variable del volumen, confío en que mi sufrimiento acabará de una vez por todas. Sin embargo... hay un último asunto que me preocupa:

4. El vecino: Si estoy rehuyendo una confrontación con esta persona es porque creo que, o está pasando por un bache emocional muy intenso, o directamente está mal de la cabeza. Si me enfrento a él (o a ella) quizá me ataque. ¡Quizá me clave un cuchillo! Y a ver si creéis que me lo clavará una vez... no señor; lo hará veinte, treinta, o cuarenta veces. ¡O doscientas! ¡Y a todo volumen! ¡Ñí-ñí-ñí-ñí!



Les pido consejo. ¿Creen que soy una exagerada? ¿Creen que no hay motivo para esta desesperación? ¿Creen que el verdadero problema es, sencillamente, que paso demasiado tiempo en casa? ¡Ayuda!



Comments:
te dire que tranquila...yo fui un vecino de esos pero yo en cambio ponia toda la discografia de Los Piratas y los dos primeros de Ellos.por lo menos algo de variedad ponia.jajaja.seguro q tu vecino es un tipo normal(como yo),la mejor opcion.grabale un disco.te lo agradecera.jajaja
 
Publicar un comentario en la entrada

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?